Colores

Los mejores colores de habitación para dormir bien

colores-de-habitacion-para-dormir-bien

El dormitorio afecta la capacidad para dormir bien. Cuando te sientes tranquilo y contento, es más probable que te duermas rápidamente. Los colores en tu dormitorio, en particular, pueden marcar la diferencia entre una buena noche de sueño o una noche dedicada a dar vueltas y mas vueltas.

Los expertos en psicología del color descubrieron que algunos colores nos tranquilizan, mientras que otros nos hacen sentir alerta. Vamos a ver cuales son los mejores y peores colores para dormir bien, para que pueda comprender mejor cómo el color afecta el ritmo circadiano.

Dormir lo suficiente de manera constante es fundamental para un sistema inmunológico saludable, peso saludable, memoria, concentración, motivación y bienestar general.

Los mejores colores de dormitorio para dormir bien

Los mejores colores para dormir bien son azul, amarillo, verde, plata, naranja, rosa y blanco. Estos colores al reducir el estrés calman el sistema nervioso. Seguir con tonos neutros o pastel para crear ambientes suaves y acogedores te ayudaran a dormir bien, junto a un colchón de calidad. De esta forma el descanso está prácticamente garantizado.

Azul, serenidad y relajación

color dormitorio para dormir bien

Uno de los mejores colores para dormitorio es el azul, se asocia con la calma y la relajación. El cerebro es más perceptivo al color azul que cualquier otro color gracias a receptores especiales llamados células ganglionares, ubicados en las retinas.

Las células ganglionares recopilan información del entorno visual y transforman esta información en señales químicas al hipotálamo, una parte del cerebro responsable de producir hormonas, como la melatonina y el cortisol. La melatonina es una hormona del sueño e influye en el ciclo sueño-vigilia, y el cortisol es una hormona del estrés, manteniendose alerta durante el día.

El azul es un color no estimulante, por lo que cuando ves azul, el hipotálamo produce más melatonina y menos cortisol. En contraste, una habitación roja estimula el cerebro y produce más cortisol, lo que resulta en una mala calidad del sueño. El color azul aporta serenidad, confianza y relajación. Favorece la comunicación y facilita la respiración. Calma la mente.

Amarillo, tranquilidad

Los tonos más suaves de amarillo crean un ambiente tranquilo porque el tono apagado imita la luz del sol. Los amarillos suaves alivian el estrés y promueven la tranquilidad, por lo que puede dormir tranquilo. Facilita la concentración, estimula la actividad mental y la memoria. Actúa sobre el sistema nervioso y  como Anti-fatiga.

Verde orgánico

El color verde es otra excelente opción de color para la relajación. El verde también es otro color fácil de ver para los ojos porque, al igual que el color azul, son sensibles a la luz verde. Similar a una habitación azul, una habitación verde nos ayuda a sentirnos tranquilos y pacíficos porque el verde es un color no estimulante. Los mejores colores verdes para dormir deben tener tonos azules: los tonos cálidos como el amarillo pueden hacer que te sientas enérgico en lugar de ayudarte a relajarte. Es en casos de excitabilidad nerviosa, insomnio y fatiga. Genera calma y seguridad aportando la serenidad para dormir bien.

Gris suave

Si te prefieres los colores neutros, un color gris suave, un color plata induce a la calma. Asegúrese de elegir un color mate y no una pintura brillante: el brillo refleja cualquier luz brillante, manteniéndolo despierto y no conciliar correctamente el sueño, te costará dormir bien.

Naranja, acogedor

Los colores naranja claro, los tonos cálidos que recuerdan a una playa de arena son perfectos para crear un espacio acogedor en tu dormitorio. Elija colores naranjas con matices marrones, como la terracota, y evite los colores naranjas brillantes porque son vigorizantes para el cerebro.

Rosa genera tranquilidad

El rosa puede no parecer un buen color para el dormitorio debido a sus tonos rojos, pero un rosa suave y natural emite una sensación de tranquilidad. Evite los tonos rojos brillantes.

Blanco, serenidad

El blanco es el color más claro del espectro. Es un símbolo de serenidad, por lo que es perfecto para el dormitorio. El blanco es limpio y pulido. Puede traerte consuelo y esperanza. Con todos estos increíbles beneficios, el blanco es un gran color para el dormitorio.

Los peores colores del dormitorio para dormir

El púrpura, el gris, el marrón y el rojo son los peores colores para dormir. El gris y el marrón promueven las emociones negativas, mientras que el púrpura y el rojo aumentan el estado de alerta. Las personas con estos colores de dormitorio son más propensas a dormir menos de 7 horas cada noche.

Consejos de pintura

Los mejores colores de habitación para dormir bien 1

Antes de pintar las paredes del dormitorio, recomendamos usar pintura plana y establecer un esquema de color con colores que promuevan el sueño para crear un ambiente acogedor propicio para dormir.

Decántese por una pintura plana, en lugar de una con un acabado brillante o de alto brillo. El brillo refleja la luz, interrumpiendo el sueño. Las pinturas más planas absorben la luz y son menos vigorizantes, promoviendo la relajación.

Decida un esquema de color para tu dormitorio antes de pintar para evitar choques de color. Elija colores paralelos entre sí en la rueda de colores: los colores con alto contraste son estimulantes, porque chocan entre sí, por lo que en lugar de un entorno que induce al sueño, puede sentirse ansioso e inquieto, demasiada estimulación para dormir bien.

Recuerda que los colores para las paredes van y vienen, pueden cambiarse cada cierto tiempo e ir cambiando y adecuando a los muebles que tiene para decorar tu habitación. No tienes por que elegir un color para toda la vida, incluso es mejor una combinación de colores y formas para crear un espacio relajante y agradable.

Conclusión

En general, los mejores colores para dormir bien serán colores suaves naturales que no sean demasiado pigmentados o estimulantes. Sugerimos utilizar azules suaves, amarillos, rosas, verdes, plateados o naranjas en su mayor parte. Por lo general, sugerimos mantenerse alejado de cualquier cosa demasiado oscura o brillante. Ya que estos tienden a ser deprimentes o demasiado estimulantes.

Colores como el rojo, el morado, el marrón, el blanco o el gris oscuro son los colores que encontramos menos adecuados para un ambiente de sueño relajante. Pero, si te encanta uno de esos colores, te sugerimos que lo uses como color para acentuar. Usándolo como un color complementario para otro color relajante que sea más dominante. Esto te permitirá tener tus colores favoritos sin que sea tan dominante que te dificulte dormir.